deutsch | español
Un aprendizaje más dinámico
Nuestro objetivo es enseñar idiomas de la manera más clara y sencilla posible, utilizando la lengua principalmente como un medio de comunicación. Por desgracia, los métodos de enseñanza convencionales sólo buscan un absurdo aprendizaje memorístico para que después el alumno consiga unos resultados concretos en un examen.

Por el contrario, nosotros pretendemos iniciar al alumno en el uso cotidiano de la lengua de manera que pueda aplicar esos conocimientos de forma flexible e independiente.

¿Qué aportan las actividades?
O mejor dicho, ¿cómo hemos aprendido nuestra lengua materna? La respuesta es bien sencilla: hemos ido aumentando nuestra competencia lingüística paso a paso, mediante su uso repetido en situaciones de la vida real. Esta es la manera más natural de aprender una lengua.

Nosotros hemos retomado este método para organizar nuestras clases, recreando situaciones cotidianas concretas que le puedan servir después al alumno en la vida real. Por ejemplo, en lugar de exigirles aprender diálogos de memoria, simulamos posibles situaciones comunicativas y animamos al alumno a que se exprese como lo haría en esas circunstancias. La intención del profesor del curso es motivar a los alumnos elogiando aquello que hacen bien, en vez de criticar sus imprecisiones lingüísticas. De esta forma, todo el mundo participa para lograr la comunicación, que es el verdadero objetivo.

Ejemplos prácticos
La actividades que recrean situaciones reales tanto dentro como fuera de las aulas ofrecen una estupenda alternativa de aprendizaje y propician el uso activo y natural de un vocabulario específico. Existe multitud de propuestas para desarrollar este tipo de actividades. Nosotros presentamos aquí como ejemplo varias tareas que ya hemos puesto en práctica, pero que se podrían modificar o ampliar según las necesidades:

"Mi habitación preferida de la casa"
Se dividió el grupo en subgrupos de 2 ó 3 alumnos y se les asignó la tarea de elaborar su habitación preferida. Se repartieron catálogos para que recortaran el mobiliario, lo pegaran en cartulinas y pusieran el nombre correspondiente. Después, cada grupo presentó ante sus compañeros la habitación que había elaborado. De esta manera, se obtuvo la casa al completo (ver foto superior).

Visita al zoológico
Decidimos con el grupo hacer una visita al zoológico. Los alumnos recibieron un mapa en blanco del zoo para apuntar los nombres de los animales en sus correspondientes recintos. Lo interesante era que los niños ya conocían el zoológico y nos enseñaron los caminos y atajos hacia cada uno de los recintos. Para ellos era un verdadero logro realizar todo esto con sus conocimientos de inglés. Incluso comenzaron a hablar entre ellos en este idioma sobre temas privados.

De compras en el supermercado
Entre todos elegimos una receta y elaboramos la lista de la compra. Fuimos en pequeños grupos al supermercado y compramos los ingredientes necesarios para después cocinar y comer juntos. En todo momento se habló en inglés. De esta forma, los participantes consiguieron desenvolverse en este idioma en una situación cotidiana. Con esta actividad, los chicos aprendieron los nombres de muchos alimentos y productos en el supermercado y en la cocina, además de hacer uso de las palabras ya aprendidas en días anteriores.

Traducido por Alejandro Esplá, Judith Hernández, Yaiza Mcarthy y Taida Santana.