deutsch | español
Comprensión auditiva y pronunciación
Lo esencial para aprender cualquier lengua es usarla de forma natural, tanto en el caso de la lengua materna, como en el de las lenguas extranjeras. Por ello, es importante que durante las clases sólo se hable en inglés.

Una buena forma de mejorar la comprensión auditiva es escuchar canciones inglesas. Por ejemplo, cada alumno puede traer su canción preferida a clase, de tal forma que se atiendan los diversos gustos de cada uno. Los alumnos estudiarán el contenido de las canciones y luego lo expondrán ante sus compañeros. A continuación, se juntarán en pequeños grupos según las preferencia de cada uno, para ir elaborando coreografías que presentarán más tarde a los demás grupos. Este proyecto no tiene normas fijas, así que los alumnos pueden realizarlo con toda libertad.

Como alternativa a esta actividad, los alumnos pueden trabajar con sus series de televisión favoritas en el idioma que están aprendiendo.

Por lo general, todos aprendemos las cosas con mayor facilidad si descubrimos su utilidad y necesidad, sobre todo, los niños y los jóvenes. Así, cuando más adelante en algún momento de su vida los alumnos tengan que defender sus intereses, deberán ser capaces de expresar sus deseos con claridad, de modo que no surjan malentendidos. Un requisito para lograrlo es una buena pronunciación. Es muy importante que los alumnos entiendan de forma natural que la buena pronunciación facilita la comunicación y, con ello, el entendimiento y la comprensión. Veamos, mediante el siguiente ejemplo, cómo conseguirlo:

Es fácil crear un ambiente natural valiéndonos de situaciones cotidianas, como son, por ejemplo, cocinar y comer. Y si además se trata de la comida preferida de los participantes, puede darse por hecho que todos prestarán atención. Un buen método consiste en el "proyecto Pizza": primero, hay que preparar la lista de la compra, para lo que los niños deberán comentar y anotar en inglés sus ingredientes favoritos. Aquí, es especialmente importante insistir en la buena pronunciación. Y para poder materializar el proyecto, también deben comprar los ingredientes. Esta actividad se realiza en grupos previamente establecidos, y en ellos sólo se podrá hablar en inglés.

De este modo, el aprendizaje del idioma no sólo resulta eficaz, sino también divertido. En cualquier caso, al terminar la clase el apetito quedará saciado, pero lo que no se sacia, ni mucho menos, es la sed de conocimiento.

Traducido por Dunia Santana y Mónica Farray.